Agustín Arriaga Rivera y los movimientos estudiantiles en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo


___________________________________________________________________________________________________________________________________
El
gobierno del Agustín Arriaga Rivera fue el responsable de que el
movimiento estudiantil de la década de los 60 se radicalizara, ya que
al intervenir en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo,
fomentó la organización nicolaita en contra de la ingerencia oficial y
de los intereses de la derecha estatal.


Así
lo considera Adolfo Mejía, quien participó desde su posición de maestro
en el movimiento nicolaita de 1963 y posteriormente en la movilización
capitalina de 1968, en la cual fue detenido y confinado a las celdas de
Lecumberri, en donde permaneció cerca de medio año.

En 1961,
cuando se aprueba una nueva Ley Orgánica en la Universidad calificada
como “progresista y con un hondo sentido humanista y científico”,
Adolfo Mejía no estaba integrado a la planta docente de la institución,
él radicaba en Uruapan, litigando.

Sin embargo, debido a su
participación en el Movimiento de Liberación Nacional, encabezado por
el General Lázaro Cárdenas del Río, y al ser tachado por sinarquistas,
panistas, clero político y otros sectores de la iniciativa privada en
Uruapan como comunista, se vio en la necesidad de emigrar a Morelia
debido a que en el municipio aguacatero los casos que podían llegarle
para litigar eran bloqueados.

“En Uruapan yo tenía bastantes
perspectivas de progreso, desarrollo profesional e inclusive económico,
pero ahí me acosaron de tal manera que juntaron guardias a lo descarado
por fuera de mi despacho y a la gente que iba a buscarme la detenían y
le decían que no me vieran porque yo era comunista enemigo de la
religión y de Dios”.

Refiere que en ese tiempo se vivía a nivel
nacional y local una lucha anticomunista muy profunda, abanderada por
las fuerzas de derecha del país, avalada por acciones y omisiones del
gobierno federal.

“A toda organización o persona que tuviera una
forma de pensar distinta a la oficial o a la de derecha, se le colgaba
el San Benito de que era comunista, si había algún movimiento obrero
independiente no controlado por el PRI era comunista, si había un
movimiento campesino fuera de la CNC era tachado de comunista, cosa
similar ocurría con los movimientos estudiantiles”.

En Morelia
Eli de Gortari ya se encontraba ocupando la Rectoría de la Universidad,
esto luego de la reforma de la Ley Orgánica en 1961 y de que se le
invitara a participar.

Es así como prácticamente expulsado de
Uruapan, Adolfo Mejía se viene a Morelia para buscar impartir clases
dentro de la Universidad, para lo cual se entrevista con Eli de
Gortari, quien le ofrece algunos espacios en el próximo ciclo escolar.

Adolfo
Mejía sostiene que en 1963 propiamente lo que se da es un movimiento en
contra de Eli de Gortari y la Universidad, hecho que desataría el
accionar universitario, “no era un movimiento nuestro, los
antidegortaristas son los que se organizan y se enfrentan directamente
a la Universidad.

“Se movió una especie de nicolaicismo
rascuache, un chauvinismo en contra de todo lo nuestro; naturalmente la
Universidad a través de sus autoridades y sus instituciones enfrenta el
reto y sale a la defensa de De Gortari.

“La Federación de
Estudiantes Universitarios de Michoacán que entonces dirigía Genovevo
Figueroa Zamudio, el Consejo Estudiantil Nicolaita y las sociedades de
alumnos de todas las escuelas y facultades de la Universidad, los
mismos maestros y empleados se unificaron para apoyar al rector, de tal
manera que según cálculos que se llegaron a hacer en aquel tiempo, los
antidegortaristas dentro de la UMSNH no pasaban de un ocho por ciento”.

Empezaron
a tomar edificios cerrándolos y se lanzaban a la huelga, por lo que la
respuesta sobre todo de los estudiantes fue la consigna de “¡Clases sí!
¡Huelga no!”, con manifestaciones, una de ellas muy grande en la que
materialmente se vació la Universidad en la Avenida Madero.

Adolfo
Mejía recalca que el antidegortarismo era un movimiento contra las
tradiciones históricas nicolaitas, con una tendencia
político-ideológica conservadora y reaccionaria.

Las acciones
fueron creciendo, de tal suerte que los antidegortaristas amenazaron
con tomar las instalaciones de la Universidad y el Colegio de San
Nicolás, por lo que los estudiantes se organizaron mediante guardias
que impidieran las tomas.

El movimiento fue creciendo, de tal
suerte que otros sectores como el campesino y obrero empezaron a
ofrecer su apoyo a quienes luchaban contra los antidegortaristas, a
éstos por su parte, la ayuda les vino del Partido Acción Nacional, de
los sinarquistas y por los grupos controlados por la Iglesia como eran
la Acción Católica, Las Hijas de María, Las Hermanas de la Vela
Perpetua, las Catequistas, entre otros.

Los rumores acerca de
que los estudiantes estaban armados empiezan a crecer, se decía que
contaban con pistolas y metralletas, ante lo cual el gobernador Arriaga
Rivera empieza a mover sus piezas mostrando su impaciencia a las
autoridades universitarias.

Luego vendría la publicación de un
desplegado de maestros universitarios en contra de Eli de Gortari, ante
lo cual el Consejo Universitario se reúne y días después se
determinaría la expulsión de los signantes del documento, entre ellos
Marco Antonio Aguilar Cortés, quien muchos años después se convertiría
en rector de la Universidad.

“Esta expulsión fue un pretexto más
de los antidegortaristas para acrecentar su lucha, siguieron con sus
manifestaciones, en una de ellas convocaron a gente del PAN y de la
derecha, marchando del Jardín de Villalongín a Palacio de Gobierno, en
donde hicieron un mitin exigiéndole a Arriaga Rivera que interviniera
para sacar a Eli de Gortari.

“En esa manifestación, el gobierno
reacciona enviándoles a la policía y los reprimen. Después nos dimos
cuenta que esa fue una medida de Arriaga Rivera para engañar a la
opinión pública y poder sorprendernos a los nicolaitas días después”.

Un
par de días después sin el consenso nicolaita, el Ejecutivo estatal
promueve y se aprueba una nueva Ley Orgánica para la Universidad, lo
que fue la gota que derramó el vaso.

“Una mañana que estábamos
en San Nicolás, algunos dando clase, se desata una agresión hacia el
Colegio desde la azotea del Hotel Virrey de Mendoza, desde ahí
militares disparan sobre la azotea del Colegio a tiro raso. Arriba los
muchachos que estaban se tiraron al piso, entonces empiezan a caer
granadas lacrimógenas, los que estábamos en los salones nos salimos,
ahí nos enteramos de la nueva Ley Orgánica, alguien llevaba La Voz de
Michoacán en donde fue publicada, ahí se desconocía a las autoridades
universitarias.

“Con esa nueva ley, Arriaga Rivera quiso
aparecer como defensor de la autonomía universitaria, violentándola y
agrediéndola. Ahí se crea la llamada Junta de Gobierno que es la que
designa al rector”.

Aldolfo Mejía señala que a partir de ahí
empieza el descabezamiento del movimiento estudiantil, “en la azotea
mataron a Manuel Oropeza García, hirieron a Félix Adame y como a cuatro
o cinco más. En ese momento nos dedicamos a recoger al muerto, atender
los problemas legales, llevar a los heridos al Sanatorio de La Luz”.

A
juicio de Adolfo Mejía, en realidad la Universidad no representaba
ningún peligro para nadie, ya que los nicolaitas habían tomado la
precaución de no sacar el conflicto fuera de la institución, “aunque
habíamos algunos que nos pronunciábamos por salir e ir a buscar el
apoyo del pueblo de Michoacán, recorrer el campo y las fábricas para
darle la pelea al gobierno, triunfó la opinión de que diéramos la lucha
desde dentro sobre la base de que éramos más del 90 por ciento los que
estábamos a favor de Eli de Gortari”.

Esta táctica para Adolfo
Mejía hizo que los nicolaitas se confiaran, por lo que al momento en
que Arriaga Rivera dio el golpe con la intervención del Ejército los
tomaron por sorpresa y aislados de las fuerzas políticas del estado.

Finalmente
De Gortari salió de la Universidad y se fue del estado, maestros y
estudiantes fueron detenidos, Adolfo Mejía no llegó entonces a prisión
pero sí tuvo vigilancia permanente en su domicilio.

“La
Universidad fue derrotada, se nos infringió una derrota por medio de la
fuerza bruta policiaco-militar. A mí me acosaron permanentemente
obligándome prácticamente a entrevistarme con Arriaga Rivera, ya que
había ordenado que poco a poco se me fueran retirando las clases que
impartía”.

En su entrevista con el gobernador, Adolfo Mejía
recibió una oferta de trabajo por parte del mandatario, “la idea de
Arriaga Rivera era coptarme, me dijo que no me quería en la
Universidad, que me fuera con él como secretario auxiliar en su
oficina”,

Es así como Adolfo Mejía sin el mínimo interés por la
oferta recibida, sale de Morelia y se va a radicar a la Ciudad de
México, a trabajar con Lázaro Cárdenas como su secretario particular.

Luego
vendría 1966 en Morelia, con el asesinato de Everardo Rodríguez Orve,
frente a las oficinas de la Procuraduría estatal, lo que desencadenó la
movilización estudiantil.

“Ese tampoco fue un movimiento
iniciado por los universitarios, fue otra forma de la derecha de
iniciar un movimiento en contra de la Universidad, otra vez los
nicolaitas se repliegan para defenderse y lanzarse a la ofensiva”.

Finalmente el Ejército entra al Colegio de San Nicolás, toma el edificio y efectúa detenciones masivas de nicolaitas.

Viviendo
en la Ciudad de México, Adolfo Mejía vive el 68, en donde al participar
en las movilizaciones es detenido y encerrado en Lecumberri por casi
dos meses. Su salida se la debió a su protector, Lázaro Cárdenas del
Río.

2 responses to this post.

  1. Posted by luis on 25 septiembre, 2012 at 20:00

    la ley organica donde esta, nunca fue transparentada ante ningun periodico haciendola validada

    Responder

  2. Posted by raul on 26 septiembre, 2012 at 18:28

    que pasa monchis los liberales estamos obligados a meditar y hacer razonamientos profundos sobre la dialectica que subyace en los movimientos socio politicos y culturales.la historia de los pueblos se constrye dia tras dia tras los aciertos o los errores de quienes representan las instituciones creadas por hechos que registra la misma historia. Arriaga rivera vivio una trascendental etapa de la umsnh y el gobierno de michoacan que nadie deseamos se repita y parece que extrauniversitarios retrogradas pretenden crear caos en nuestra universidad tras su derrota en las pasadas elecciones. Saludos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: