Nostradamus, Profetas y Visionarios


__________________________________________________________________________________________________________________________________________

Es
muy frecuente que los hombres sue­ñen con conocer el
futuro.
Después
de los adivinos paganos y de los profetas bíbli­cos viene
el tiempo de los magos laicos.

En
1555, aparece en Lyon la primera edición de las
Centurias
astrológicas,
enigmáticos
cuartetos firmados por un tal Nostradamus, que rápidamente se
impone como el mayor de los visionarios modernos.


De
médico a astrólogo

Miguel
de Nostre-Dame, llamado Nostra­damus, de origen judío,
nació en 1503 en Saint-Rémy-de-Provence. Sus dos
abuelos eran médicos y él estudia medicina en la
universidad de Montpellier. En 1526, una epidemia de peste estalla en
Languedoc: sana a los enfermos con una abnegación ejemplar,
desde Aix hasta Marsella. Se esta­blece en Agen, se casa y conoce
a Julio César Escalígero, uno de los hombres más
sabios de Europa. Sin embargo, unos años más tarde,
pierde a su mujer y a sus hijos, víctimas de una nueva
epidemia de peste. Entonces comienza a viajar, según algunos,
llegando hasta Egipto, pero, al parecer, sus peregrinaciones sólo
se limitan al sur de Francia y a Italia. Es quizás durante
este
vagabundeo
que se manifiesta, por primera
vez,
su don de
videncia: un día, al encon­trarse con un monje en el
camino, habría reconocido en él al futuro Papa Sixto
V
y se habría
arrodillado diciendo: "Me arrodillo ante Su Santidad». Al
menos es, sin duda, en este período de viajero solitario que
su espí­ritu se exalta hasta el punto que cree poseer el
don de predecir el futuro.

El
hombre que predijo su muerte

En
1546, se establece en Salos, dos años después vuelve a
contraer matrimonio: abre un consultorio médico que prospera
rápida­mente; sin embargo, se inclina hacia las
observaciones astrológicas. En ese tiempo redacta primero un
almanaque «con presa­gios" (1550), luego sus
Centurias,
probable­mente
como resultado de las visiones que tiene durante sus desvelos
nocturnos. Pronto su trabajo causa sensación, y, en julio de
1556, Catalina
de Médicis, apasionada por el ocultismo, manda llamar al
adivino para que establezca el horóscopo de sus hijos. Anuncia
entonces que tres de ellos reinarán -sorprendente predicción
que será confirma­da:

los tres niños subirán
al trono con los nombres de Francisco II, Carlos IX y Enri­que
III. Cuatro años mástarde,enl559,estando Nostradamus
ya de vuelta en su hogar, el rey Enrique II, padre de los niños,
muere en un torneo. La visera mal cerrada de su yelmo dejó
pasar la lanza de su adversario, el conde de Montgomery, y el
soberano agoniza, durante diez días, con el ojo reventado y
una herida en la cabeza. Los contem poráneos recuerdan
entonces la extraña pre­dicción del 35 cuarteto:

"El león joven al viejo vencerá

En campo bélico
en duelo singular:

En jaula de oro le reventará los ojos

Dos
clases una, luego morir, muerte cruel".

En el año 1564,
Carlos IX encarga a Nostradamus la importante misión de ser
médico de cabecera del rey. Es un empleo de mucho prestigio,
se encuentra en el apo­geo de su fama, adulado por poetas como
Ronsard. Dos años más tarde, muere, cuando regresaba de
una misión en Arles. Nueva­mente, un cuarteto parece haber
predicho este fin:

«De vuelta de la embajada que el rey le
encomendó

Ya nada hará, se habrá ido hacia
Dios

Parientes cercanos, amigos, her­manos de sangre

encontrado
totalmente muerto al pie de la cama».


Las
Centurias,
que van en
constante aumen­to desde la primera edición hasta la
muerte de Nostradamus, son conjuntos de cuatro versos agrupados en
grupos de cien (de ahí el título de la colección).
La edición definiti­va de las obras de Nostradamus incluye
la
Carta a
César
(hijo
de Nostradamus),
Epís­tola
al muy Invencible, muy Poderoso y muy Cristiano Enrique Segundo, rey
de Francia,
las
propias
Centurias
(que
completaron 12), los
Presagios
(141
cuartetos) y finalmente los
Sextetos
(58
estrofas de seis versos). Muchos términos latinos afrancesados
están mezclados en la lengua del siglo
XVI,
lo que no facilita la
interpretación de las predicciones, que el propio astrólogo
ha redactado voluntariamente de manera oscura, con el fin de evitar
cualquier tipo de persecución. En el prefacio de la edición
de 1555, manifiesta el miedo de ser perseguido por la Iglesia y se
defiende contra las acusacio­nes de hereje que se hacen en su
contra. También afirma no poseer ningún libro de magia.

Las
profecías cubren la historia de Francia hasta comienzos del
siglo
XXI, las
hay en menor cantidad para la historia de Europa y del mundo. Para
los incondicionales del mago, efectivamente algunas se cumplie­ron:
Michel de Nostre-Dame habría previsto la huida de Luis
XVI
a Varennes, el
advenimiento de Napoleón I y luego la instauración de
una república después de la caída de la
monarquía. En cuanto a. nuestra época, y precisamente
los años que vendrán, los comentaristas creen que en
los cuartetos se anuncian cosas poco tranquilizadoras: se producirá
un ter­cer conflicto mundial, que comenzará en el Medio
Oriente y durante el cual Marsella y París serán
destruidas; y la llegada del Anticristo a la Tierra. Dentro de poco
se sa­brá si las profecías de las
Centurias
son
exac­tas,
a menos que los comentaristas más autorizados no se dejen
engañar por sus sentidos.

La
carta de Nostradamus a su hijo César

Tu
llegada tardía, (…) hijo mío, me causó muchos
y continuos desvelos nocturnos para escribirte y dejarte estas
memorias (…) a par­tir de lo que la divina esencia me dio a
cono­cer con la ayuda del movimiento de los astros (…) Escribí
libros deprofecías que contenían, cada uno, 100
cuartetos astronómicos, que quise escribir en forma confusa, y
que consti­tuyen vaticinios perpetuos de hoy al 3797. (…) Sin
embargo, hijo mío, (…) quiero que sepas que los hombres
letrados se burlarán tanto de la manera en que encontré
al mun­do antes de la conflagración mundial que traerá
consigo tantos bombardeos y revolu­ciones violentas que no habrá
país que no haya sido tocado por los problemas y esto durará
hasta que todo haya muerto excepto la historia y los lugares. (…)
Disminuirán las lluvias y caerá del cielo tal cantidad
de fuego y de proyectiles incendiarios que nada esca­pará
al incendio. Y esto sucederá antes de la última
conflagración. (…) Volverá la monar­quía,
luego la edad de oro.’


Profetas
y visionarios

Dsde
la Antigüedad, muchos pro­fetas tuvieron su hora de gloria.
Algunos fueron desmentidos y otros comprendi­dos a posteriori,
cuando el hecho que se pretendió

anunciar ya se ha
producido.

El
Apocalipsis.
El
texto atribuido al apóstol san Juan es el más famoso de
los escritos proféticos contenidos en la Biblia. Describe el
fin del mundo con la llegada de los Cuatro Caballeros que provocan
destrucciones y hambrunas, y luego la venida de la Bestia inmunda.
Sin embargo, luego de una batalla en Armagedón, Cristo volverá

a la Tierra (parusía)
y su reino inaugurará
un
pe­ríodo de paz infinito.

La
profecía de los papas.
Durante
mucho tiempo, el autor de este texto fue identificado con san
Malaquías, pri­mado de Irlanda. Compuesta de 111 anuncios,
se refiere a los papas electos después de 1144. Cada anuncio
está consagrado a un papa, la profecía se interrumpe en
el 112
,
ya que entonces se dice que se producirán grandes tras­tornos
que ensangrentarán al planeta y pondrán
fin a la lista de sucesores de san Pedro. Deberíamos
preocuparnos si pensamos que Juan Pablo
II
es
el 110 papa enumerado… sin embargo, actualmente sabemos que el
ma­nuscrito de
La
profecía de los papas
es
una falsificación que data de la se­gunda mitad del siglo
XVI.

Edgardo
Cayce (1877-1945).
Este
hombre, uno de los visionarios más fa­mosos de la época
contemporánea, se manifestó

tanto por sus dones de
cu­randero como por sus «lecturas», infor­mes de
visiones que obtiene mientras se encuentra sumido en un sueño
hip­nótico. Profetizó

en particular que,
en­tre 1958 y 1998, violentos terremotos y maremotos dañarían
la corteza terres­tre y que California, Nueva York, así
como una parte de Japón serían des­truidos. Las
riberas del Mediterráneo también serían
afectadas. Cayce afir­maba, incluso, que el futuro del mundo
vendría de Rusia, la que, liberada del comunismo, se aliaría
con Estados Unidos en contra de China.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: